Diario 16 Reino Unido podría haber contagiado a miles de personas de encefalopatía
 
(Intro)
 
Una biografía rescata la silueta más amplia de Walt Disney

D16


Gema Veiga , Madrid


Cuando se cumplen cien años del nacimiento del cineasta, la Disney cede por primera vez sus imágenes a una editorial española para analizar la vida y milagros de un genio.

Mickey, Donald, Goofy, Pluto. Nombres abstractos, inhumanos, trazos que hablan, referentes de la animación... La silueta de un mito que el próximo mes celebraría su centenario. Una fecha clave para recordar las luces y las sombras del mago que sentó las bases de la animación. El primer homenaje de esta controvertida figura viene en forma de libro.

Bajo el título de Walt Disney, el hombre, el mito (T&B Editores), el escritor Jorge Fonte y la periodista Olga Mataix sacan a la luz un obra de referencia para rescatar no sólo la vida del genio y sus colaboradores, sino también la evolución de uno de los estudios cinematográficos más singulares de Hollywood. A lo largo de casi 300 páginas, la obra –la primera en España que incluye fotografías cedidas por la gran multinacional– aborda las dos caras del popular personaje.

En el lado amable de este poeta de la infancia están los episodios que hablan de cómo durante años prestó su voz al ratón que creó en el vagón de un tren y de su talante patriarcal con sus empleados –guardaba cola para comer con ellos en el self service–. También de sus intentos por convertir el Valle de Mineral King en una estación de esquí y, cómo no, de ser el demiurgo del sueño infantil al crear el primer gran parque de atracciones a base de créditos de las emergentes televisiones.

“También forma parte de su leyenda blanca su imagen de pionero”, dicen los autores. “No fue él quien inventó los dibujos animados, ni el sonido, ni el color, ni siquiera las películas de larga duración, pero consiguió reunir todos estos elementos con perfección y levantar un gran imperio personal sobre el descubrimiento y trabajo de muchos otros”.

Uno de “esos otros”, fue el creativo Ward Kimball, padre espiritual de Mickey Mouse e íntimo de Walt Disney.Tras abandonar los estudios y volver al redil de la factoría animada, dijo: “Walt era nuestra figura del padre. Nosotros le respetábamos y le temíamos. Aunque estuviese dispuesto a fastidiarnos e intimidarnos, sabíamos que Walt había revolucionado toda la caricatura animada y, en nuestro interior, nos sentíamos orgullosos de ser parte del proceso”.

Una apreciación que no increpaba al gurú. Según recoge esta documentada biografía, él mismo confesaba que sólo levantaba el lápiz para firmar un contrato o un autógrafo. “Siempre he contratado a dibujantes con más talento que yo”.

El éxito –produjo 21 películas– y un talante provocador fueron los ingredientes con los que sus adversarios cercaron el semblante del “Rey Midas de los trazos”. Se le acusó de ser un patrón tirano que provocó la huelga de sus estudios en 1941 y de antisemita. “Sin embargo –dicen los autores–, en su estudio había un gran número de artistas judíos”.

Verdad o mentira, ángel o diablo, lo cierto es que el creador de la eterna infancia del cine, con su vida tenebrista, envejeció pronto. Dicen que antes de morir, tras una extirpación de pulmón, sólo le consoló un telegrama de John Wayne que rezaba: “Bienvenido al club, el único problema es la altura”.

El humor le asistió hasta el final. ¡Quién mejor que él sabía del beneficio de sus efectos!


Más información:

· El primer estudio realizado en España sobre la obra de Disney
· J. Fonte y O.Mataix, autores: "No es cierto que esté criogenizado"
· ¿Cascada de colores?, por Roberto Cueto

Mestizaje | 5 Cosas | Buscador | Horóscopo | Contaminación | Denuncias | Azar | Foro | Chat | Cartas al director | Suscripción al papel | Trabaja con nosotros

© Copyright Ediciones Periodísticas S.L. - Capitán Haya 1, Madrid (España)
digital@diario16.es | publicidad@diario16.es